Entradas con la etiqueta ‘olivares’

Aceite de oliva con acento portugués

Jueves, 12 de julio de 2012

A finales de la década de los noventa, varias familias pudientes sevillanas y cordobesas ligadas al sector del y algunas empresas —entre las que se encontraba la vieja SOS— aterrizaban en Portugal con la compra subvencionada de tierras para plantar unas 30.000 hectáreas de . Unos años después, en 2004, de la mano de Jesús Salazar, el iniciaba su entrada en Italia a golpe de talón con la compra de Minerva, a la que siguieron las de y para formar el mayor grupo aceitero de oliva del mundo con unas ventas hoy de 250.000 toneladas del producto y otros 100.000 toneladas de de semillas. El de oliva en todo el mundo pasaba de hablar italiano a hacerlo en castellano.

Pero mientras el capital español impulsaba los portugueses y se hacía con las principales firmas italianas a precios elevados, una empresa portuguesa, Sovena, integrada en el grupo Nutrinveste, desembarcaba discretamente en tierras sevillanas y crecía hasta disputar hoy a la actual Deoleo el liderazgo en el mercado del aceite y adquiría además miles de hectáreas en su país de origen a los inversores españoles. Hoy, el , además de italiano y castellano, habla portugués.

Nutrinveste es un grupo empresarial nacido a comienzos del siglo XX con una fuerte presencia en diferentes sectores alimentarios, pero también en otras actividades industriales. Tras la Revolución de los Claveles, en 1974, el grupo fue expropiado y sus dueños salieron del país para iniciar su actividad empresarial en Brasil. En 1984, el grupo Jorge de Mello decidió regresar a Portugal con la compra de Alco, a la que siguieron otras empresas, como Lusol y Sovena, para optar más tarde por centrar su negocio en el aceite.

En su estrategia para crecer en el sector del aceite, el grupo portugués intentó la compra de empresas italianas. A diferencia del español Jesús Salazar, a los Mello les parecieron caros los precios de Italia y optaron por crecer desde más abajo en España.

La familia aceitera de los Azría, instalada en Marsella, a través de la firma Frahuil-Frint España habían adquirido una planta a la familia Elosúa en la localidad sevillana de Brenes, Agribética, y ahí levantaron un gran complejo industrial para abastecer de aceite a España y al norte de África. Las cosas no les salieron como esperaban. La empresa entró en suspensión de pagos con varias entidades financieras atrapadas: Caja Madrid, con 24 millones de euros, Aresbank, con otros 24, y el fondo 3i. En 2002 los acreedores optaron por liquidar la herencia de los Azría con unas ventas de 43.000 toneladas de aceite y dieron entrada en el sector español, por solo 15 millones, a Sovena.

“Cuando hicimos la compra”, señala el director general, Luis da Cunha Folque, “no sabíamos que teníamos dentro un caballo ganador. Agribética ya era proveedor del grupo Mercadona y en la actualidad somos interproveedores”.

Desde su llegada a España, el grupo no ha parado de crecer. En el último ejercicio, las ventas de Sovena España ascendieron a 138.000 toneladas de aceite de oliva. De ese volumen, 69.000 toneladas corresponden a la exportación y otras 69.000 toneladas al mercado interior, de las que 62.000 son ventas en Mercadona bajo la marca Hacendado o Gan Selección Cooperativa, aceite suministrado por la cooperativa Oleoestepa. Otras 5.000 toneladas son graneles, principalmente para conserveras. A estas cifras se suman 69.000 toneladas de aceite de oliva para la exportación, lo que sitúa a Sovena como el primer exportador español. Además, vende otras 50.000 toneladas de de semillas. Las ventas de aceite de oliva de todo el grupo son de 161.000 toneladas y otras 283.000 de semillas, lo que da una cifra igual a la de Deoleo (antigua SOS).

El director general de Sovena cree que el comercio exterior es una clara vía para el crecimiento del mercado del aceite de oliva. Pero entiende también que es preciso reforzar y unificar los trabajos para dar a conocer más el producto en nuevos mercados. Luis C. Folque apuesta por trabajar en positivo y responder a los retos del sector en colaboración con la interprofesional del aceite de oliva y con la .

El conjunto del grupo portugués facturó 940 millones de euros en 2011, de los que 419 correspondieron a España y donde solo las ventas a Mercadona suponen el 44% de sus ingresos.

Luis C. Folque explica que su crecimiento en España se ha debido fundamentalmente a su estrecha relación con Mercadona. No cree que sea un riesgo tener tanta dependencia de una sola firma siempre que se hagan bien las cosas, sin dormirse en los laureles, con competitividad y calidad y cumpliendo las exigencias del grupo distribuidor, entre las que se halla que todo el aceite que se entregue sea de origen nacional.

Sovena España opera en el mercado interior solo bajo la marca de la gran distribución, en su caso con la de Mercadona. Pero el grupo, señala el director general, se adapta a las condiciones y exigencias de cada país, conjugando la marca de la distribución con marcas propias como es el caso de Estados Unidos con las marcas Olivari, Gem, Bellezza, Puglia y Castello, en Brasil con la marca Andorinha o en el mercado portugués, donde es líder con las marcas Oliveira da Serra en oliva y Fula en semillas. También opera en los mercados de Marruecos y Túnez.

Para el aprovisionamiento de aceite de semillas, el grupo adquiere parte importante de la materia prima en el mercado español. En el caso del aceite de oliva, Sovena mantiene una política de acuerdos con 140 andaluzas, extremeñas y de Castilla-La Mancha, tratando de adaptarse a las condiciones de cada una, sin que haya un contrato tipo.

De Sovena surgieron rumores hace un tiempo sobre la posibilidad de su desembarco en el grupo SOS, actualmente, Deoleo. Hoy se han apagado esos ecos, pero la realidad es que ambos grupos mantienen unas buenas relaciones. La operación más reciente ha sido la constitución de una sociedad al 50% basándose en la planta molturadora de semillas propiedad del grupo español en Andújar. Deoleo aportó a la sociedad la planta, valorada en 4,5 millones de euros, y cada parte paga en función de la pipa molturada.

Información obtenida de:

http://economia.elpais.com/economia/2012/06/01/actualidad/1338574905_077370.html

Condenados por defraudar 840.000 euros en subvenciones de Agricultura para producir aceite de oliva

Miércoles, 16 de mayo de 2012

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Jaén ha ratificado la condena impuesta por el Juzgado de lo Penal número 3 de Jaén a los acusados A.V.M., S.P.C., P.S.C., J.J.L.M. y E.C.P. por la comisión de un delito de fraude de subvenciones en concurso con un delito continuado de falsedad en documento público, oficial y mercantil, así como a J.R.P. por la comisión de este último delito, después de que todos ellos se beneficiaran de subvenciones procedentes de la de la Junta a las que no tenían derecho, cifrándose todas ellas en un total de 839.589,239 euros.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso , se detalla que la acusada A.V.M., casada con S.P.C., se puso de acuerdo con el mismo con la finalidad de obtener dichas ayudas a cargo de los fondos de la Comunidad Europea, que no le correspondían, y que fueron formalizadas en una oficina de la capital durante las campañas 94/95, 95/96, 96/97 y 97/98.

Hicieron constar datos ficticios consistentes en que explotaban fincas de que les correspondían por ser cultivadas y explotadas por otras personas. Además, para tratar de justificar el contenido de las solicitudes acompañaron a las mismas certificados de entrada y molturación de de diversas almazaras a favor de la acusada como oleicultora, si bien no se correspondían a operaciones reales o que habían sido falseadas, ya que no habían producido tales cantidades de al no ser propietarios de los declarados como propios en las solicitudes. Así, las ayudas que percibieron ascendieron a un total de 309.038,251 euros.

De su lado, los acusados P.S.C., J.J.L.M. y E.C.P. hicieron lo mismo, en la misma oficina, aunque, en este caso, las subvenciones afectaron a tres campañas, las de 94/95, 95/96 y 96/97 ascendiendo las ayudas que percibieron a un total de 456.270,188 euros. Por su parte, J.R.P. formalizó sus solicitudes para una campaña más, haciendo constar en las mismas datos ficticios consistentes en que explotaba fincas de olivar en Jódar, Torreperogil y Sorihuela, las cuales no le correspondían porque eran explotadas realmente por sus poseedores legítimos o titulares. Por ello, se hizo con un total de 74.280,80 euros.

Así las cosas, la Audiencia provincial ha condenado a A.V.M. y a S.P.C. a un año y un mes de prisión a cada uno y a una multa de 500.000 euros, si bien en concepto de responsabilidad civil indemnizarán al y Pesca en la cantidad que se determine atendiendo a las ayudas indebidamente recibidas en concepto de subvenciones para la producción de .

En cuanto a J.J.L.M. y E.C.P. se les ha impuesto la pena de un año y cinco meses de prisión y una multa de 500.000 euros, de igual forma que P.S.C. ha sido condenado a un año y ocho meses de prisión y otra multa de 500.000 euros. Además, los tres procesados deberán indemnizar al mencionado ministerio en la cantidad de 456.270,16 euros.

Por último, el fallo se refiere a la condena hacia J.R.P, a quien se ha impuesto un año y nueve meses de cárcel y una multa de un total de 2.700 euros, indemnizando también al Ministerio de Agricultura en la cantidad de 74.280,80 euros.

Cabe destacar que contra esta sentencia, por parte de J.R.P. y por la , se formalizó un recurso de apelación, habiéndose presentado pro el Ministerio Fiscal, por la letrada de la Junta y pro el abogado del Estado oposición a dicho recurso.

Información obtenida de:

http://www.europapress.es/andalucia/noticia-condenados-defraudar-840000-euros-subvenciones-agricultura-producir-aceite-oliva-20120426145848.html

El aceite etiquetado italiano es en dos terceras partes español

Martes, 1 de mayo de 2012

Para el rotativo italiano, que cita datos de la mayor asociación de agricultores del país, Coldiretti, las importaciones de superaron a las de las exportaciones.
En concreto, en 2011 Italia importó casi 600.000 toneladas de aceite, frente a las menos de 300.000 que vendió al extranjero.

La mayor parte de esas casi 600.000 toneladas proceden de españoles, pero también de Grecia, Portugal, Francia y Turquía. Sólo en el caso español, algunos olivareros italianos compran el kilo de aceite a 50 céntimos que luego revenden en el mercado nacional a un precio de entre 2 euros y medio y 3 euros. “Los de importación se mezclan en Italia con los nacionales para adquirir, con las imágenes de las etiquetas y bajo la cobertura de marcas históricas, una apariencia de ‘italianidad’ que explotar también en el extranjero”, afirma la cabecera turinesa.

La picaresca es, en esta caso, sinónimo de delito ya que estas prácticas, ilegales desde 2008, año en el que la UE promulgó una directiva sobre la claridad en la procedencia del etiquetado, reportan 5.000 millones de beneficios anuales a quienes las ponen en marcha, según fuentes de Coldiretti.

Esta ilegalidad ha empezado a ser perseguida severamente en Italia por agentes de Aduanas, Guardia de Finanzas y detectives antifraude del Cuerpo Forestal del Estado, en colaboración con Coldiretti.

La Stampa agrega que el sistema olivarero italiano está aún “muy parcelado”, y que “son pocos los productores de olivas que venden directamente su aceite”, en comparación con otros países en los que existe “un contacto directo entre el consumidor con el cultivador”.
Asimismo, entre los defectos de la industria olivarera italiana, Coldiretti señala el “engaño” al que se somete a los ciudadanos al ofrecerles “productos de baja calidad” obtenidos mediante “la mezcla habitual de productos de origen diverso”.

Una situación “escandalosa” ya que, para la asociación mayoritaria de agricultores italianos, Italia “ha conquistado la primacía mundial en la calidad del aceite extravirgen”. Escándalo que es también falta de transparencia, pues las etiquetas señalan en letra muy pequeña, cuando la señalan, la mezcla híbrida de sus , y evidencian, por contra, “imágenes, frases o nombres que reclaman la ‘italianidad’ del producto”. La asociación dice que se desconfíe de los productos puestos en supermercados u otros establecimientos a un precio por debajo de los seis euros.

Información obtenida de:

http://www.larazon.es/noticia/1522-el-aceite-etiquetado-italiano-es-en-dos-terceras-partes-espanol

España distribuirá la mitad de las botellas de aceite de oliva que se consuman en 2012

Jueves, 26 de abril de 2012

El oro líquido procedente de los españoles conquistará el mundo en 2012. Por primera vez en la historia, la mitad de las botellas de que se consumirán en el planeta serán made in . Los productores españoles están de enhorabuena y también la cultura mediterránea que, tras años de promoción, ha logrado que países tan amantes de la mantequilla como Reino Unido lleguen a consumir un litro por persona y año.

Hoy, la mayoría de los habitantes del planeta asocian el de oliva a la . El problema es que no todos lo vinculan a España. Italia nos lleva la delantera. “Como con tantas otras cosas, los italianos han sabido vender mejor su marca y en el mundo siguen teniendo más prestigio, aunque nosotros produzcamos más”, observa Rafael Pico, director general de la Asociación de Exportadores de Aceite de Oliva (Asoliva).

España lleva cuatro años de récord histórico en exportación y en 2012 logrará superar a Italia y Grecia, distribuyendo la mitad de las botellas de aceite de oliva que se consumirán en el mundo.

Desde que España entró en la UE, las producciones españolas han crecido año tras año gracias a las nuevas plantaciones. Mientras hace 25 años la producción era, en el mejor de los casos, de 500.000 toneladas, la que se espera en esta campaña será de 1,6 millones de toneladas. El porcentaje de exportación también ha ido creciendo. Cuando había una producción de 500.000, la exportación solía ser del 20%. En 2011 el 60% de la cantidad producida se destinó a la exportación, según la .

Pero de entre las múltiples conquistas de nuestro aceite, Rafael Pico resalta una: “Hemos batido récord en el envasado, que es lo que proyecta la imagen de España y los españoles a través de sus marcas. El salto de calidad se dará cuando el consumidor vea en los estantes de los supermercados las marcas españolas, porque nosotros vendemos mucho más a granel que Italia, que logra vender su marca y sus envases. El granel es algo que hoy compras a España, mañana a Italia y al otro a Túnez, pero la marca no.”

Un producto en Reino Unido

Frente a los 13 litros de aceite de oliva que cada español se bebe anualmente, decir que los británicos consumen uno puede sonar a poco. Pero en una cultura de mantequilla y comida rápida como esta, el incremento del uso del aceite de oliva hasta esa cifra es sorprendente. Las importaciones de en Reino Unido han crecido entre 2002 y 2010 un 83% (de 34.153 a 62.507 toneladas). Y las importaciones de aceites españoles crecieron un 144%, desde 13.989 toneladas a 34.265. España domina este mercado que aún sigue consumiéndolo como un producto gourmet.

Información obtenida de:

http://www.cincodias.com/articulo/empresas/espana-distribuira-mitad-botellas-aceite-oliva-consuman-2012/20120316cdscdiemp_9/

La campaña 2011-2012 en la zona del CRDO Sierra de Cazorla ronda los 170 millones de kilos de aceituna

Miércoles, 15 de febrero de 2012

El de la (Jaén) estima la producción total de la comarca en la campaña 2011-2012 en 170 millones de kilogramos de , una cifra similar a la de la anterior temporada. Así, el secretario del CRDOP, Emilio Tíscar, ha señalado que se alcanzarán aproximadamente los 40 millones de kilos de virgen extra.

De esta forma, el rendimiento medio se situará en torno al 22,5 por ciento, una cifra superior a la anterior campaña principalmente debido a la escasez de precipitaciones. “En estos momentos, la campaña se encuentra prácticamente finalizada en los términos municipales de Pozo Alcón e Hinojares, y solo quedan un par de semanas de trabajo útil en los cercanos al Parque Natural de Cazorla, en municipios como La Iruela, Santo Tomé y Chilluévar”, ha apuntado Tíscar.

Asimismo, la presente campaña se ha caracterizado por la ausencia de días de lluvia y, por lo tanto, por la rapidez en la recogida del fruto, causas que han evitado que la aceituna se caiga del árbol, manteniendo su calidad. “Esta consecución de días seguidos de trabajo también ha ocasionado algunos problemas en diferentes almazaras de la comarca, ya que con la acumulación del fruto se han visto obligadas a cerrar durante algunos días para dar salida a las grandes cantidades de aceituna recibidas y evitar trojes”.

Al hilo, ha mencionado que las características técnicas de los de oliva Virgen Extra protegidos producidos este año por las entidades amparadas por éste CRDOP otorgan a estos caldos una singularidad especial a nivel mundial por las variedades utilizadas. Así, los calificados de la variedad Royal, cuentan con un sabor frutado intenso que destaca sobre el amargo muy ligero y un agradable y suave picante que se prolonga en la boca con notas de menta. El frutado es muy armónico, con aromas claros de tomatera, alloza y plátano verde, debajo de los que aparecen ligeras notas de canela.

Por su parte, en los aceites virgen extra certificados Coupage de Royal y Picual tienen frutado verde hoja y verde hierba, mostrándonos un amplio catálogo de matices de las dos variedades que componen el coupage, destacando la alloza, plátano verde y tomatera. En lo que respecta al sabor estos aceites son equilibrados, ya que la fuerza del Picual se aplaca ante la suavidad del Royal dando una composición muy característica, que muchas veces en el pasado se buscaba conseguir con la variedad arbequina.

En la actualidad, y a pesar de la situación de crisis, el Consejo Regulador DOP Sierra de Cazorla mantiene, e incluso aumenta, sus ventas de protegido en 2011 debido principalmente a la mayor presencia en mercados internacionales, que ya suponen el 20 por ciento de su facturación total.

Información obtenida de:

http://ecodiario.eleconomista.es/espana/noticias/3695695/01/12/la-campana-20112012-en-la-zona-del-crdo-sierra-de-cazorla-ronda-los-170-millones-de-kilos-de-aceituna.html

Oro virgen extra de baena

Jueves, 2 de febrero de 2012

La cultura añeja, por sabia, siempre consideró como predilectos el fruto del : la , y el zumo puro de esta: el aceite; dos arabismos que, desde el corazón de la etimología, encontraron en el microclima de Baena y en la pulcra y artesanal tradición de sus almazaras el regazo más querido. Los viejos pueblos de la cuenca mediterránea, especialmente la antigua Grecia, siempre hicieron de estos vocablos una referencia luminosa hasta convertir en ejemplar magisterio la perfección de sus características y cualidades distintivas. Pero la incultura, como perverso antónimo de la cultura, aderezada con la aviesa compañía de la ignorancia y de la impericia, ha sido un grave obstáculo en el conocimiento de tan preciada sublimidad; sobre todo, de un tiempo a esta parte. Justamente, desde el momento en el que apareció la moda de la comida basura –rápida o americana; tanto monta–. Este pernicioso hábito penetró en muchos hogares, desplazando, para desgracia de la salud, la beneficiosa dieta en la que el es un componente insustituible e imprescindible. , médicos, gastrónomos y estudiosos, convencidos defensores de sus propiedades, muestran una honda preocupación ante tan grave atropello a los principios básicos de la nutrición.

Elevadas cifras de , desde la infancia (altas del malo, LDL, y bajas del bueno, HDL), triglicéridos (en sus cifras más altas), enfermedades cardiovasculares (con cuadros de infartos agudos de miocardio, anginas de pecho, arterioesclerosis de miembros inferiores, aneurismas aórticos y trombosis cerebrales), tumores, cánceres, obesidad, diabetes y problemas intestinales y de infertilidad (por los bajos porcentajes de vitamina E) han sido, entre otros, los nefastos efectos de dar la espalda a la gastronomía mediterránea. Afortunadamente, ante esta situación comienza a reaccionar la sensata voz popular, cada vez más numerosa. Y ello debe ser así, ya que pocas veces se experimenta una sensación olfato-gustativa-táctil tan intensa, por auténtica, como cuando se paladea, en ayunas o a cualquier hora del día, un pequeño sorbo de aceite virgen extra. En particular de Baena y su comarca; inconfundible, por la especificidad que le otorgan su aroma floral, el picante y amargor, en los mejores referentes, el equilibrio de sabores excepcionales, la textura y la gran pureza. Los extraordinarios índices de calidad hicieron que, mediante la Orden del 2 de marzo de 1981 del Ministerio de Agricultura, se constituyera, provisionalmente, el de la Denominación de Origen Baena. La Orden del 26 de octubre de 1987 de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía aprobó, definitivamente, la mencionada denominación, al cumplir todas las exigencias del reglamento.

La límpida condición de las , cultivadas con técnicas de producción integrada, las diestras tareas de poda, la aplicación de los objetivos del desarrollo sostenible, con el máximo respeto al medioambiente, la privilegiada técnica de elaboración, la tradición y la innovación tecnológica se conjugan equilibradamente. Las sintéticas características organolépticas, el contenido de vitamina E, los efectos tan eficaces en la regulación del colesterol y en la prevención de las más diversas patologías (en particular, las cardiovasculares) y la riqueza en antioxidantes bien merecen el pleno reconocimiento. Las variedades, carrasqueña o picuda (la principal), lechín, chorrúa o jardúa, hojiblanca, picual (marteña o lopereña) y pajarera, son el fundamento para que el frutado líquido, resultante, presente unas particularidades especiales, cuya acidez máxima no llega a las cuatro décimas.

Un microclima prodigioso, una geografía y un pueblo, que mima el olivo con el mismo esmero con el que Miguel de Cervantes mimó su pluma para escribir el Quijote, rubrican la universalidad de las almazaras de la villa de Juan Alfonso de Baena, Luis Carrillo de Sotomayor y Amador de los Ríos, entre otros ilustres personajes.

La defensa y promoción del zumo divino (con el mismo color del oro o del limón, según los frutos) del árbol de Palas Atenea, la diosa que, acariciando la tierra, creó el olivo, es una asignatura que los olivareros baenenses aprobaron siempre con la calificación de la excelsitud. El producto que aumenta la esperanza de vida de todas aquellas personas que lo consumen siempre ha recibido una atención especial en estas tierras tan dilectas para la historia y la cultura.

Cuando las verdes ramas del olivar caligrafían la misma existencia con letras de molde hasta las sílabas mudan su color. El oro virgen extra con estas señas de identidad, con ese regusto tan propio que deja en el paladar, es elixir y bienestar; el verde néctar que nos regalan los olivares milenarios de una ciudad mágica; epítome y prontuario de tan conspicuo legado. Y cuna de sabiduría, donde pasear por sus avenidas, calles, callejuelas, parques y conocer el rico patrimonio histórico-artístico es complacencia y deleitamiento. Porque Baena es una antología literaria y cultural en la que las metáforas, como lo sueños, también se hacen realidad para que se verdee el cielo y todo sea ramos de en el aire, como escribió Blas de Otero.

Información obtenida de:

http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/oro-virgen-extra-de-baena_688840.html

Comienza a comercializarse el aceite de los olivos centenarios de la Dehesa del Generalife

Lunes, 23 de enero de 2012

El de oliva virgen extra que producen los centenarios de la Dehesa del Generalife, junto a la , ha comenzado a comercializarse a partir de este miércoles en innovadores envases monodosis de ‘Oro líquido de la ’. Con certificación ecológica, este procede de la variedad antigua de conocida como ‘lucio’, frecuente en la comarca de los Montes Orientales de la provincia de Granada, según ha explicado durante la presentación del nuevo producto la directora del Patronato de la Alhambra y el Generalife, María del Mar Villafranca.

Se trata de una especie exclusiva de la provincia de Granada, poco productiva, ya que solo fructifica en las partes terminales de los brotes, y que posee un notable interés histórico cultural, por su singularidad y su ancestral ligazón con la Alhambra. Para su comercialización se han puesto a la venta 7.000 envases monodosis, especialmente dirigidos para empresas y turistas, que podrán adquirirse en la tienda-librería que se encuentra ubicada en la calle Reyes Católicos, 40, en pleno centro histórico de la ciudad.

Desde comienzos de 2003, el Patronato desarrolla labores ordinarias de cultivo y aprovechamiento de los de la dehesa del Generalife junto con otros situados en otras fincas anexas al monumento (Alixares, entorno del Cementerio, Cerro del Aire, Huerta de la Mercería), lo que supone un total de algo más de 52 hectáreas y 4.722 olivos, buena parte de los cuales tiene un carácter centenario.

Este año los olivos centenarios han producido 110.000 kilos de y 20.000 litros de aceite y, debido las mejoras introducidas en el cultivo, la campaña ha obtenido la calificación de virgen extra, que se presenta en esta ocasión con un innovador envase por su concepción y diseño como es la monodosis ‘Oro líquido de la Alhambra’.

Desde la época medieval la dehesa del Generalife estaba plantada de forma abierta, con el arbolado disperso, lo que permitía cultivos agrícolas y usos ganaderos, y a lo largo de la historia, tal y como ha ocurrido con el monumento nazarí, ha vivido momentos de esplendor y decadencia, según ha explicado el jefe del Departamento de Jardines y Bosques del Patronato, Rafael de la Cruz, que ha señalado que el objetivo de la comercialización del producto no es solamente sacarlo a la venta sino “identificar un uso del lugar con la historia de la Alhambra”.

Los terrenos, que pasaron a manos del Estado en 1921, fueron gestionados por las autoridades con competencia forestal, aunque ya en 2002 pasaron a manos del Patronato, lo que ha permitido recuperar su uso sostenible y ecológico.

Información obtenida de:

http://www.europapress.es/andalucia/noticia-comienza-comercializarse-aceite-olivos-centenarios-dehesa-generalife-20111221151519.html

Los olivares de Andalucía se asoman al borde del precipicio

Miércoles, 11 de enero de 2012

Desde que hace tres mil años los fenicios trajeron el a las costas españolas, en pocas ocasiones el oro verde ha vivido una encrucijada de tal magnitud como la de los últimos años.

Quizá habría que remontarse a la Revolución Industrial (la llegada del hierro transformó la oleotecnia con las prensas de fundición) para hallar una coyuntura tan importante para uno de los contados sectores en los que España es el líder mundial indiscutible.

Los frentes abiertos son numerosos y variados: caída de precios y rentabilidad; recrudecimiento de la prolongada guerra entre productores, envasadores y distribuidores; creciente competencia de terceros países; giro estratégico de en su política de alianzas; nuevos sistemas de cultivo; adquisición de fuera de España…

El asunto más alarmante y que, en último término, ha activado un efecto dominó del que aún se desconocen sus consecuencias futuras, es el desplome de su valor.

Hay una paradoja. Se registran los mejores ratios de consumo y de producción, pero atraviesa el desierto más largo a causa de la dura crisis de precios en origen. Y lo hace con una espada de Damocles: la reforma de la PAC, en la que se plasman las ayudas públicas hasta el año 2020. Un documento que supone, según el propio Gobierno, un “hachazo” al , un sector que representa el 24% de la producción agraria en Andalucía y la actividad principal de 300 localidades.

Este hundimiento de los precios, que acumulan tres años por debajo del umbral de la rentabilidad, es el principal causante de esta compleja coyuntura.

El sistema ‘’, que extrae la media obtenida tras las operaciones de compraventa en el mercado de aceites de todas las calidades, lo pone en evidencia: desde hace tres años en contadas ocasiones se ha superado la barrera de los dos euros por kilogramo, tocando suelos de 1,7 euros. Las pérdidas acumuladas de los agricultores superan ya los 2.500 millones de euros, según .

Motivos
¿Por qué se ha llegado ahora a esta situación? Es la consecuencia directa de la falta de tamaño de los productores. Al principio de esta crisis existían en la Comunidad Autónoma más de 700 operadores para cinco grandes distribuidores. Hoy, gracias a ayudas de la a la concentración de la oferta (casi ocho millones de euros desembolsados), 145 empresas se han unido, fusionado o integrado en doce firmas.

Pretenden negociar de tú a tú con la industria envasadora. Aun así, sigue habiendo una gran atomización, en ocasiones, hay poco profesionalización; mientras que los envasadores están concentrados. Estos últimos, por su parte, vienen adquiriendo desde hace varios años olivares en el exterior -sobre todo en Portugal, Latinoamérica y el Norte de África- para garantizarse el suministro, al tiempo que están desarrollando cultivos superintensivos.

La cooperativa pionera en uniones en el sector es , que ya alcanza una producción de 200.000 toneladas (un 20% de todo lo que genera el olivar andaluz). Su director general, Antonio Luque, lo tiene claro: “La concentración es imprescindible, pues la capacidad de negociación con los grandes operadores es mínima”.

Pese a los logros obtenidos, la tormenta también deja daños en el grupo. “Comercializamos el producto y lo consolidamos, seguimos creciendo mirando hacia fuera, pero los pasos son insuficientes, puesto que nuestros socios siguen vendiendo el aceite a un precio muy bajo”, afirma, tras calificar de “muy preocupante” una situación que requiere “cambios estructurales”.

Pero la paradoja llega cuando se analiza el resto de cifras. Todas las demás ratios deberían ser motivo de euforia para los productores. El consumo mundial no ha dejado de crecer, duplicándose respecto a la producción media de hace dos décadas, con mercados al alza como Estados Unidos o Australia y una estabilización en las plazas europeas.

Gracias a esas cifras se está vendiendo prácticamente todo lo producido, con records en las exportaciones. En el último año se incrementaron un 6%, alcanzando en España las 820.000 toneladas y en Andalucía las 436.000.

Junto a estos aspectos hay otro que también debería ayudar a mejorar la situación: la estabilidad en la producción. El primer aforo del aceite espera 1.132.000 toneladas esta campaña, prácticamente la misma cifra que la anterior y un 10% más que la media de las últimas cuatro.

La nueva PAC, la puntilla
Ahí terminan la buenas noticias, ya que el borrador de la reforma de la PAC, que dibuja el nuevo escenario de ayudas a la agricultura para el periodo 2014-2020, ha caído como un jarro de agua fría en el sector andaluz, que cuenta con más de 800 almazaras y del que dependen 250.000 familias.

La ‘tasa plana’, a través de la que se homogeneizan las ayudas a todos los cultivos y se eliminan los derechos históricos de países como España o Francia, el previsible recorte presupuestario -habrá que repartir entre 27 naciones- y la ausencia de mecanismos de regulación del mercado y, por ende, de los precios son sólo algunos de los principales caballos de batalla.

Los primeros cálculos de la organización agraria Asaja plantean una reducción de hasta el 50% en las ayudas al olivar, que en Andalucía alcanzan hoy los 800 millones.

Motivos para la preocupación
En este duro contexto, España debe luchar para mantener el liderazgo. En un grupo de naciones sin tradición en este campo -Australia, EEUU o China- se ha desatado la fiebre del oro… verde. En paralelo, las plantaciones se multiplican en los competidores históricos de España, como Marruecos, Portugal, Túnez y, últimamente, Argentina y Chile.

Zonas, además, en las que los costes son inferiores gracias en gran parte a una mano de obra más barata y a unas autoridades que hacen la vista gorda en materia medioambiental.

Información obtenida de:

http://www.expansion.com/2011/11/23/empresas/distribucion/1322082910.html

Teresa Pérez: ‘El aceite de oliva se asocia en España a producto saludable’

Martes, 3 de enero de 2012

“El aceite, como cualquier producto de consumo, o lo apoyas y lo ayudas, o ya no crece más. En España tenemos un mercado maduro, donde todavía queda margen de crecimiento, pero requiere un esfuerzo por parte de todas las partes implicadas”. Así se expresa Teresa Pérez Millán, ingeniero agrónomo y gerente de la Organización Interprofesional del Español. La Interprofesional nació en el año 2002 y a ella se sumaron todas las organizaciones nacionales representativas de los distintos eslabones de la cadena: desde el hasta que la botella de aceite llega al punto de venta, desde los sindicatos a los empresarios. Teresa y todo su equipo tienen una actividad frenética que se ha traducido en 50 campañas de promoción del aceite en menos de tres años, no sólo en España sino en todo el mundo. Su obsesión es doble: que cada vez se abran más mercados a un producto que es “estrella en la restauración y con el valor añadido de saludable -dice Teresa Pérez- y que en España su consumo llegue también a las capas de población más jóvenes. En tres palabras: rejuvenecer el consumidor”. Hablamos precisamente de un sector que aporta directamente un 3 por ciento al Producto Interior Bruto de nuestro país.

-¿Ha costado unir fuerzas en el sector?

- Crear algo nuevo siempre supone un gran esfuerzo. Se ha llegado al consenso: productores, transformadores y comercializadores se han dado cuenta de que en determinados campos de acción no interesa ir cada uno por su cuenta: que hay que hacer promoción e investigación del producto de forma conjunta. Ahí es cuando nace nuestro proyecto. La verdad es que cuando todo el sector ha ido con una voz unánime a decir a la Administración “queremos esto”, ésta ha respondido convenientemente. La promoción debe ser una labor continuada, un goteo constante.

-¿La crisis ha afectado también al mundo del aceite?

-. La crisis ha afectado a todos y a todo. Yo creo que no se ha salvado nadie directa o indirectamente. En el sector del aceite, por una política de contención de precios en origen -que ha ayudado al consumidor a que sean más asequibles- ha deteriorado la situación de los productores. Llevan varias campañas seguidas soportando bajos precios y el estado llega a un punto que es insostenible. Muchos están soportando costes muy por encima del retorno de la inversión, a través de la venta del producto. Si a esto le sumamos toda la crisis económica, la falta de líneas de crédito y financiación en los productos agroalimentarios, existe un gran problema. No poder prefinanciar tu producción, antes de que salga al mercado, te ata de pies y manos para seguir invirtiendo, mejorando.

“SE VISLUMBRA UNA BUENA CAMPAÑA”

Teresa Pérez es optimista por naturaleza. Sonríe mientras habla. Su tono de voz es enérgico. Tiene mucha fuerza y eso que les falta a algunos políticos: capacidad de liderazgo.

-¿Se vislumbra ya una salida a la crisis o sería pecar de optimismo?

-. Todo apunta a que la próxima campaña oleícola va a ser buena. Esta es una estupenda noticia pero, a la vez, al hablar de un volumen de aceite importante, dificulta la superación de la situación de tensión en los precios que siguen situados a unos niveles de no-rentabilidad para el sector productor.

-. ¿Está usted obsesionada con este asunto, hasta el punto de levantarse y acostarse pensando en lo mismo?

-Estoy impregnada de aceite todo el día. Me gusta y, además, es mi trabajo. Estamos actuando en diferentes líneas. Sobre todo, en la promoción del producto. Queremos informar al consumidor, promover el consumo del producto e incentivar la demanda. Cuánta más demanda haya, mejor situación habrá para el sector y sus productos. Por otra parte, se está trabajando internamente para encontrar otras soluciones, otras medidas, visto que la situación va para largo y la luz al final del túnel se ve todavía muy pequeñita.

-. ¿Las políticas españolas y europeas no están siendo eficaces?

-. En el pasado, con las ayudas a la producción, el sector español, a diferencia de otros países europeos, como pueda ser Italia o Grecia, lo hizo muy bien. Nuestro sector supo invertir esas ayudas en mejorar las instalaciones, las explotaciones, las almazaras…se hizo excepcionalmente bien. Luego se eliminaron esas ayudas a la producción y llegamos al famoso pago único, donde ya daba igual si producías o dejabas de producir. En España podemos decir que el no sólo ha sido productivo, sino que ha representado un cultivo refugio porque era el que presentaba mejores perspectivas de futuro. Por algo hemos sido líderes mundiales en producción y comercialización. Pero llegó el momento en el que todo esto se paralizó un poco cuando aterrizó la nueva OCM. Las ayudas van de menos a menos y cada vez hay más preocupación por eso. Las ayudas van de menos a menos y cada vez hay más preocupación por eso en el sector productor.

- Resulta complicado exportar aceite de oliva a nivel internacional de forma similar a cómo llega el vino a otros mercados. ¿Esto es lo que más está costando?

-. Es cierto que hemos pecado al pensar que ‘lo mío es lo mejor’ y querer ir cada productor por su cuenta. Ahí tenemos una labor muy importante que hacer desde la Interprofesional. Sobre todo, en épocas como ésta en la que los recursos son escasos y hay que maximizar en lo posible el rendimiento de las acciones llevadas a cabo. Interesa unir esfuerzos. Con respecto al vino, la gran diferencia con el aceite es que el primero se bebe y por desgracia, el aceite no. Por lo tanto, los ritmos de crecimiento del consumo son mucho más lentos.

-. ¿Resulta complicado luchar contra otros que no son de oliva y grasas animales?

-. Los aceites vegetales sustitutivos son mucho más económicos y, en otros países y en otras culturas, resulta difícil, sin conocer a priori el aceite de oliva, pagar más por él si no se conocen sus propiedades y beneficios. El aceite de oliva ha demostrado suficientemente, gracias a la investigación científica, sus propiedades saludables frente a otros aceites vegetales que no las tienen. Eso hace que, hoy por hoy, los aceites de oliva sean la estrella. Poco a poco, en los mercados exteriores, las franjas de población con mayor poder adquisitivo apuestan por nuestro producto más emblemático. Pero el crecimiento del consumo, si bien cada vez mayor, es más lento de lo que a nosotros nos gustaría.

-. ¿Falta unión entre todo el sector olivarero?

-. Quizás no es tanto falta de unión como que no ha existido hasta ahora una iniciativa común para unificar a todos. Hasta que se creó la Interprofesional, cada uno hacía la guerra por su cuenta. Ha llegado el momento de pararse a pensar y sacar mejor provecho y hacer una estrategia común única mucho más fuerte.

“EN MI CASA SIEMPRE HEMOS CONSUMIDO ACEITE DE OLIVA”

Teresa Pérez nos confiesa que aunque no ha tenido una raíz olivarera, en su casa nunca ha faltado el aceite de oliva. “Genéticamente el amor por el aceite me debe llegar por alguna parte que desconozco. En casa hemos utilizado siempre el aceite de oliva virgen extra y no he conocido otra cosa. Luego, cuando he tenido ocasión de probar aceites distintos, he seguido apostando por él, no sólo por sus características y propiedades nutricionales, sino por su sabor, por su gusto y por su diversidad”.

-. ¿El aceite de oliva gana en la cocina?

-. Para mí, un alimento cocinado con aceite de oliva tiene otro sabor, es otra cosa. Me gustaría hacer un llamamiento al mundo de la restauración, que tiene mucho camino por recorrer, que podría mejorar muchísimo con una inversión pequeñísima. Te deprimes pensando los buenos aceites que hay en España y los que muchas veces te encuentras encima de la mesa de algunos restaurantes. De hecho, la Federación Española de Hostelería (FEHR) nos ha manifestado el valor añadido que los aceites de oliva pueden ofrecer a los restaurantes en términos de calidad e imagen.

-. Los grandes restauradores lo tienen claro… el problema quizá son los pequeños.

-. Claro, nosotros queremos trasladar esa conciencia, instaurada en todos los hogares españoles, al mundo de la restauración. No imagino una sola persona que en España no tenga una botella de aceite de oliva en su casa. En muchos estudios de mercado que hemos hecho, el consumidor siempre nos ha manifestado que estaría dispuesto a pagar un poquito más si supiera que el aceite que está consumiendo en un restaurante es un aceite de oliva de calidad.

-. Si se sabe que el aceite de oliva virgen extra es más saludable que otros aceites o grasas animales. ¿Por qué no se le da más publicidad?

-. En Europa, por suerte o desgracia, existe una reglamentación comunitaria que para tutelar al consumidor se impide que en el etiquetado, al igual que en la promoción de los productos, se haga abuso de todas las menciones nutricionales y saludables que pueden tener los productos alimentarios. Sí se podría hacer si esas cualidades están demostradas científicamente y son aprobadas por la autoridad competente europea. Eso ha hecho que estemos atados de pies y manos. Sabemos que el aceite tiene muchísimas cualidades, pero por el momento no lo podemos poner en el etiquetado ni utilizarlo en la promoción, y eso nos perjudica. Se está trabajando mucho para que, a través de la investigación, podamos presentar todos esos informes y esa documentación a la autoridad europea, esperando lograr informes favorables y la posterior aprobación de menciones autorizadas dentro del reglamento.

-. ¿Si hubiera un impulso a nivel estatal la promoción del aceite sería distinta a la actual?

-. El aceite es un producto emblemático que representa más del 3 por ciento del Producto Interior Bruto. Es un porcentaje muy alto a nivel agroalimentario. Por este motivo es indispensable seguir contando con las Administraciones Públicas en el impulso de este sector, con una apuesta decidida y decisiva.

-. Volvamos a la cuestión de la desunión y las diferencias de las propias explotaciones…

-. Esa desunión que comentábamos antes por territorialidad, diferencias de las propias explotaciones, volúmenes… Las características y las condiciones de los distintos productores son muy variadas. Hay otros países que son mucho más homogéneos en su producción. Nosotros tenemos unos olivares tradicionales, en pendiente muchos de ellos; en zonas de sierra, donde todas las labores agrícolas son carísimas porque no son mecanizables. El consumidor, si lo supiera, sabría valorar lo que supone recoger aceituna y producir aceite. La gente debería experimentar esa sensación de ir a recoger aceitunas, llegar a la y ver salir ese oro líquido excepcional con unas características y un perfume extraordinarios. Requiere un esfuerzo que el consumidor, cuando destapa una botella, no llega a percibir. Igual tenemos que hacer un mayor esfuerzo por esa vía. Igual tenemos que hacer un mayor esfuerzo para explicar todo lo que hay detrás de un aceite de oliva.

-. Esa labor implica también un esfuerzo a nivel educacional con nuestros más pequeños.

-. A nivel educacional hemos estado barajando poder hacer talleres con niños en educación infantil. Incluso poder incorporar contenidos en algunas de las asignaturas de los más mayores, divulgación qué es la aceituna, qué es el olivar, los aceites de oliva…

CÓMO SURGIÓ SU VOCACIÓN

La gerente de la Interprofesional del aceite de Oliva Español es ingeniero agrónomo. La vocación de Teresa Pérez surgió de forma casual porque siempre había estado ligada a la arquitectura, las Bellas Artes, incluso a la veterinaria, la Naturaleza en general… ”Sí tenía interés por hacer una carrera de ciencias. Es verdad que en mi familia hay muchos ingenieros alrededor de distintas ramas. Empecé tímidamente en la toma de contacto, pero el primer año me di cuenta de que era lo mío. Pensé que el ser humano tiene que comer siempre, es una necesidad básica que nos liga al territorio, a la Naturaleza, a la civilización… fue esa alianza de circunstancias la que quizá me gustó. Lo que no podía imaginar es que acabaría aterrizando en el sector del olivar, consolidando mi trayectoria dentro del sector”.

-. ¿Cómo se ha instalado el aceite de oliva en su vida?

-. Creo enormemente en este sector, en el producto y en sus posibilidades. Si me metí hace tres años en un proyecto como este que partía de cero y que requería muchísimo esfuerzo y sacrificio…es porque creía en lo que estaba haciendo. En alguna ocasión en el pasado tuve ocasión de cambiar al sector de las frutas y hortalizas y no lo hice. Tengo que reconocer que el aceite engancha tanto a nivel de consumidor como a nivel profesional. Enamora, tiene ese romanticismo de la poesía de Machado o de la pintura de Van Gogh…La belleza del producto y del olivar enamoran.

-. ¿Cuál es la aceituna estrella?

- La que más se produce en España es la variedad picual. El motivo del crecimiento de esta variedad frente a otras es porque responde muy bien y tiene un alto rendimiento. Este fue uno de los motivos por el que su cultivo se extendió más que otros hace un par de décadas. La picual se produce principalmente en Jaén y alrededores, Granada y Córdoba. Cada zona geográfica tiene una variedad de aceituna que se adapta mejor al medio y de la que se saca mejor partido. Cuando hablamos de las grandes variedades no podemos dejar de mencionar la aceituna , que se da en Córdoba, Málaga, Sevilla… No sólo se utiliza en la obtención de aceite, sino que también sirve para producir aceituna de mesa; la arbequina, que se da sobre todo en Cataluña, Baleares y en la Comunidad Valenciana; la se da en Aragón, la , que se puede encontrar en Castilla-La Mancha; o la , en Sevilla…Hay más de 263 variedades clasificadas en toda España.

-. ¿Hay una región que viva más del olivo que otra?

-. Jaén vive del olivo. Cuando se habla del mar de olivos en Jaén, es una realidad. En esa zona, a nivel agrícola, la producción se fundamenta en el olivar. La zona de Andalucía representa un 84 por ciento de la producción olivarera nacional.

-. La Rioja también ha hecho de su aceite una marca con .

-. La Rioja, Navarra… son regiones muy agrarias donde se ha desarrollado fuertemente la cultura del vino. Ahora se han dado cuenta que también se puede desarrollar la cultura de otros productos. El aceite, por su naturaleza, está directamente relacionado con la gastronomía y tenemos muchos grandes ejemplos de primeros espadas en la restauración que lo defienden y le dan una gran visibilidad en el mundo. Hay que estar agradecidos por ello, porque lo hacen desde el conocimiento y desde el convencimiento. Saben que con el aceite de oliva la cocina es otra cosa. En estas zonas que me menciona tienen la ventaja de que disfrutan de mucho tirón con el vino y han pensado que igual que ya han dado a conocer sus caldos, ¿por qué no dar a conocer sus aceites?

-. ¿En qué situación se encuentran hoy nuestros olivareros?

-. Preocupación sería la palabra. No sólo por parte de olivareros, también almazareros… creo que todos en general sienten una honda preocupación por el presente y por el futuro. Se trata de un sector que siempre ha vivido muy a corto plazo, campaña a campaña. El sector, a medida que se va profesionalizando, deja de pensar solo en una campaña y empieza a trabajar con estrategias a medio y largo plazo, ya que si una temporada es difícil, la siguiente lo puede ser más.

-. ¿Hay unos objetivos que se haya marcado?

-. Cuando se puso en marcha la Interprofesional, el primer objetivo era arrancar el proyecto e ilusionar al sector para que creyera en él. Luego, que tuviera confianza. Para eso se hizo desde el primer día un seguimiento y control de todas las aportaciones. Esto era fundamental. Seriedad en cuanto a la gestión de los recursos que provenían del sector: cuidado y transparencia. Hemos hecho todo lo posible por multiplicar los recursos en este corto espacio de tiempo. También hemos solicitado y obtenido subvenciones, cofinanciación de aquí y de allá, sumar esfuerzos entre diferentes comunidades autónomas… Hemos conseguido estar coordinados y consolidar una iniciativa que beneficia al sector y le da otra posición a nivel nacional e internacional a nuestro producto. Somos un poco la envidia de otros países productores europeos por haber sido capaces de poner en marcha un proyecto común y consolidarlo.

“DETRÁS DEL PRODUCTO HAY MILES DE FAMILIAS”

Cuatrocientos mil olivareros y más de dos mil estructuras ligadas al sector hacen que estemos hablando de un número importante de personas relacionadas con la aceituna y el aceite. “Tenemos la esperanza y la convicción -afirma Teresa Pérez Millán- de que esto sirve para mejorar la situación de todos y cada uno de los integrantes del sector. Sabemos que detrás de cada uno de ellos hay una familia. Yo calculo que estamos hablando de millones de personas que viven directa o indirectamente del aceite”.

-. ¿Cuál es su objetivo?

-. Poner en el mercado proyectos cada vez más ambiciosos, que consigan dar mejores resultados, que sean de éxito en el menor tiempo posible. El sector necesita ese retorno a corto plazo: que consigamos vender mas y mejor los aceites de oliva de España.

-. ¿Es consciente de que tiene entre sus manos oro líquido?

-. Hace tres años, en la primera entrevista que me hicieron, me dijeron: “Tiene usted una responsabilidad tremenda”. Sin duda, eso es así. Estamos hablando de un producto estrella que tiene detrás a muchísima gente y eso tampoco hay que perderlo de vista a la hora de tomar decisiones.

-. ¿Sus gustos personales están ligados también al aceite?

-. Sí, por supuesto. Soy consumidora. Siempre comienzo el día con un desayuno español: tostada con aceite de oliva virgen extra, tomate…Sobre todo, los fines de semana me doy un homenaje en el desayuno porque tengo más tiempo. Pero entre semana, como las cafeterías cada vez van incorporando más este desayuno, procuro no perderme esos pequeños placeres.

-. ¿Cocina con aceite de oliva?

-. Sí, siempre. Soy de las puristas del aceite de oliva virgen extra de distintas variedades. Tengo varias botellas abiertas a la vez por la curiosidad natural de conocer diferentes marcas. Reconozco que me gusta también catar aceites, degustarlos.

A Teresa Pérez Millán le faltan horas al día. Me dice que necesitaría una jornada de 36 horas y, a lo mejor, no sería suficiente para sacar el trabajo adelante. Le quita el sueño saber que en el ámbito de la promoción los resultados no son inmediatos.

Al hacer balance de estos tres años, dice estar tranquila “por la cantidad de proyectos desarrollados, iniciativas lanzadas y resultados conseguidos”. Ahora se propone ampliar las redes de comunicación para llegar a más número de personas. “Estamos dándole mucha importancia a la comunicación on line. Nuestro principal objetivo es rejuvenecer al consumidor”. Parten de personas que tengan autonomía, poder adquisitivo y que estén entrando en el mercado laboral: “Pueden ser padres o futuros padres de familia. Los estudios de consumo dicen que los que más consumen aceite de oliva son las personas que están por encima de los cincuenta años. Hay que conquistar a todos aquellos que todavía no han entrado en este consumo”.

-. El aceite de oliva se muestra como valor extra en determinados productos y así lo anuncian.

-. Eso demuestra que el aceite de oliva es un valor y que el consumidor lo percibe así. Entre unas patatas fritas en las que no se especifica nada y otras en donde se dice específicamente “Aceite de oliva virgen”, este último el producto aparece como mejor. El consumidor lo reconoce y está dispuesto a pagarlo. Lo tiene claro. En España, cuando uno habla de aceite de oliva, el consumidor lo asocia a producto saludable, a invertir en salud.

-. ¿El otro objetivo será que el consumidor sepa que si en un producto figura en el etiquetado “Aceites vegetales”, ahí no habrá aceite de oliva?

-. Soy partidaria de que cuánta más información, mejor; y que cada cual, libremente, desde el conocimiento, escoja. Está claro que cuando no se dice explícitamente “Aceite de oliva”, hay que tener por seguro que en ese producto no hay aceite de oliva. El aceite de oliva es un valor añadido, siempre se suele destacar por separado al grupo de los que se amparan en etiquetas como aceites vegetales. Cuando uno está hablando de mejor producto y más saludable, desde el punto de vista nutricional, se refiere a los aceites de oliva.

-. ¿Es optimista en cuanto al sector y al aceite?

-. En general, siempre; y en cuanto al sector, también. Un buen producto y las cosas bien hechas siempre acaban encontrando su lugar. El mercado está ahí y los consumidores están también dispuestos a pagar por un producto estrella, de calidad. Es verdad que todavía hay que llegar a nuevos sectores poblacionales y países… y algunos de ellos no están cerca.

-. No hemos hablado de las muchas campañas que realizan fuera de nuestras fronteras.

-. Si contabilizamos las campañas exteriores año a año, se han hecho más de cincuenta campañas de promoción en tres años. En total hemos ido a quince países. Hemos echado el resto y vamos a seguir echándolo en Estados Unidos, China, India, Rusia, Australia, Brasil, México y los países del Este de Europa porque han sido trampolín hacia Asia. Los resultados de estas campañas ya los hemos comenzado a ver. En 2010 se alcanzaron 846.000 toneladas, récord histórico en exportación y este año, todo apunta que se va a volver a superar esa cifra. También se ha desarrollado la promoción en Europa: en Francia, Reino Unido, Bélgica, Holanda y España seguiremos haciendo campañas. Muchos piensan que en España ya no hace falta promoción porque dicen que todos conocen y consumen el producto, pero todavía nos queda mucho trabajo. Por ejemplo, en el campo de la restauración, el tratamiento que se da a los aceites de oliva no refleja la calidad de este producto. Debería estar etiquetado encima de la mesa y con un cierre inviolable para que el consumidor tenga el producto en las mejores condiciones. Para que en el exterior te respeten, en España deberíamos respetar el producto. No se está dando el trato que merece el aceite. En España no se concibe un restaurante que no tenga una aceitera, pero no es suficiente. Estamos por detrás de otros países como Italia y Portugal, que han sabido darle ese valor al producto y al sector sacando una normativa para que en la mesa de sus restaurantes el producto esté convenientemente presentado, envasado y etiquetado.

-. Es importante también la conservación del producto.

-. Efectivamente, ahí los distribuidores podrían hacer una gran labor para acabar con el desconocimiento que existe para la conservación del aceite de oliva. Su ayuda vendría con un buen etiquetado en donde se especificara cómo tiene que conservarse. Por ejemplo, no se puede dejar la aceitera todo el día expuesta al sol en una terraza en pleno verano, se tiene que sacar sólo cuando se vaya a consumir porque, si no, ese aceite se irá deteriorando más rápidamente. Hay una serie de detalles que no costarían mucho aplicar y mejorarían la conservación del producto. Sé que hay muchos hábitos que cambiarán con el tiempo, lo que ya no sé es si tendrán que pasar tres, diez o quince años. La gente debería acostumbrarse a dejar la botella original, tapada, alejada de las fuentes de luz y de calor. Mimar el producto es esencial.

-. Ahora, ¿cuál es el reto más inmediato?

-. Tenemos una nueva extensión de norma que nos va a permitir poner en marcha nuevas acciones durante otros tres años. Hay que seguir trabajando duro y apostando por el crecimiento. Creo profundamente en el producto y en el sector. Espero saber contagiar a todos de este optimismo, a pesar de las muchas dificultades que tenemos, y posicionar los aceites de oliva de España en el lugar que se merecen.

Información obtenida de:

http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/358706/teresa-perez-el-aceite-de-oliva-se-asocia-en-espana-a-producto-saludable

El aceite andaluz recupera los elogios

Lunes, 5 de diciembre de 2011

Los de oliva de alta gama de cuatro empresas oleícolas andaluzas han copado los primeros puestos de la prestigiosa Guía Flos Olei 2012, una firma italiana que sirve de referencia para todo el mundo gastronómico. Las jiennenses Castillo de Canena y Galgón 99 y las cordobesas Manuel Montes Marín y de la Subbética son, por este orden, las que han obtenido la máxima calificación mediante unos estrictos y severos métodos de selección, cata y evaluación de los producidos en más de 20 países.

Las cuatro firmas oleícolas de Andalucía lideran el selecto ranking de 16 aceites de alta gama que han obtenido la máxima puntuación, 97. Pero en los tres escalones siguientes se sitúan otros aceites de la comunidad, como Aroden (de la Subbética cordobesa), Potosí 10 y Campoliva (Jaén) y el de Rafael Alonso Aguilera, producido en el desierto almeriense de Tabernas. La Guía Flos Olei la edita el crítico y consultor italiano, Marcos Oreggia, que selecciona los mejores aceites entre un panel de expertos catadores. La guía se edita en más de 40 países en inglés y en italiano.

“Los aceites andaluces ya han dejado atrás sus prejuicios y confían en su calidad”, asegura Francisco Vañó, director general de Castillo de Canena, un que ha logrado la máxima calificación y que ya el pasado verano obtuvo en Estados Unidos el premio Sofi Award de Oro, asimilado a los Oscar gastronómicos. La obtención del mejor posible obliga a estas industrias a adelantar la campaña de recolección, molturar de inmediato y realizar la extracción en frío. Los rendimientos son menores aunque a cambio se obtiene un de las máximas cualidades organolépticas Es el caso también de Galgón 99, que produce el bajo la marca Oro Bailén, un de la variedad picual con gran intensidad en matices tanto verdes como maduros en su punto óptimo.

El tercer y cuarto puesto lo han obtenido los aceites cordobeses de Manuel Montes Marín, que forma parte de la de Priego de Córdoba, y Almazaras de la Subbética, de Carcabuey. Esta última es una empresa en la que se involucran 4.000 agricultores y con picudos y hojiblancos. “Hemos logrado un cambio cualitativo importante; Andalucía es donde se hace el aceite con mayor calidad y tenemos que aprovechar ese hecho diferencial”, subraya el empresario Francisco Vañó.

El aceite andaluz de alta gama ha contribuido también a que en la última campaña se haya batido el récord nacional de exportaciones, con más de 800.000 toneladas, lo que supone el 60% de toda la producción y, prácticamente, la misma cantidad que produjeron conjuntamente Italia, Grecia y Portugal. Solo en Estados Unidos el aceite andaluz crece a un ritmo del 20% anual y el año pasado las ventas superaron los 150 millones de euros.

Información obtenida de:

http://www.elpais.com/articulo/andalucia/aceite/andaluz/recupera/elogios/elpepuespand/20111102elpand_11/Tes